sábado, 2 de abril de 2011

Ali Primera: Cancion revolucionaria


Alí Primera Compositor y cantor de música de protesta, nacido el 31 de octubre de 1941. Fueron sus padres Antonio Primera y Carmen Adela Rossell. Su padre, quien se desempeñaba como funcionario en Coro, murió accidentalmente durante un tiroteo que se produjo durante el intento de fuga de la cárcel de dicha ciudad de unos prisioneros (1945). A raíz de la muerte de su padre, siendo aún muy joven Alí acompañó a su madre y a sus 2 hermanos en un peregrinaje por diferentes pueblos de la península de Paraguaná que incluyeron San José, Caja de Agua, donde termina su educación primaria; Las Piedras y finalmente, el barrio La Vela, cerca de Punto Fijo. En dicho poblado, dado la miseria que viven Alí y su familia, se desempeña en varios oficios: desde limpiabotas hasta boxeador. Para el año de 1958 aparece con una boina roja y un carnet que lo llevaran a participar en la Guerrilla Urbana. En 1960 en búsqueda de mejoras en la calidad de vida él y su familia, se trasladan a Caracas donde se inscribe en el liceo Caracas para completar su educación. En 1964, tras culminar el bachillerato ingresa a la Universidad Central de Venezuela, para estudiar química en la Facultad de Ciencias. Durante su vida universitaria, inició la carrera como cantante y compositor, primero como una diversión y paulatinamente, como una actividad a tiempo completo. Sus primeras canciones, Humanidad y No basta rezar, presentada esta última en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes (1967), lo proyecta a la fama. Entre 1969 a 1973 permanece en Europa, donde graba su primer disco, titulado Gente de mi tierra, el cual tiene un notable éxito popular en Venezuela. En poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones. Alí fue objeto de un veto por parte de los medios de comunicación, debido al radicalismo de los temas expuestos en las mismas, lo que lo llevó a fundar su propio sello disquero, Cigarrón, para buscarle difusión a sus composiciones. Su ingreso al mundo de la política se produjo al militar en el Partido Comunista de Venezuela, tras lo cual fue miembro fundador del Movimiento al Socialismo (MAS), acompañando y trabajando durante la primera campaña electoral de José Vicente Rangel (1973). Para este entonces, ya figuraba como uno de los principales compositores y cantantes populares no sólo del país sino de Latinoamérica. Desde 1973 hasta la fecha de su muerte, grabó 13 discos de larga duración y participa en numerosos festivales en toda América Latina. Entre las canciones más conocidas de Alí se encuentran Paraguaná paraguanera, José Leonardo, Casas de cartón, Cruz Salmerón Acosta, Reverón, Flora y Ceferino y Canción mansa para un pueblo bravo (tema musical de la película del mismo nombre). Su muerte se produjo el 16 de febrero de 1985 en un lamentable accidente automovilístico, ocurrido en la Autopista Valle-Coche. Vale destacar que para mucho de sus seguidores el fallecimiento de Alí Primera, fue obra de un atentando orquestado en su contra por parte de enemigos políticos, hecho que sin embargo, nunca se demostró. SOY MOSCA Y ABEJA (Carta de Alí dirigida a sus enemigos políticos) No me doblegará, señor sistema, No me atemorizará, señor gobierno. En 1967, estando detenido en los calabozos de Las Brisas, junto a muchos compañeros estudiantes, debido a las "medidas de alta policía" del gobierno de Raúl Leoni, después del allanamiento de nuestra Universidad Central, pude constatar algo que me marcaría para siempre, para toda mi vida: la música cuando se pone a cabalgar en ella versos donde el protagonista es el hombre hecho combate, cuando el amor que se nombra ya no es tan solo el individual, el intimo, sino el amor solidario por todos los seres humanos, cuando el verso además de divertir proporciona elementos reflexivos y concientizadores, cuando la canción cumple estas características, repito, se convierte en un arma popular. Arma popular que defiende al pueblo contra la transculturización que niega su identidad y su memoria libertaria, canción que ayuda a sostener la esperanza en una Patria más digna y solidaria, en una patria más bolivariana. Desde ese momento en (1967) y manteniendo un compromiso más profundo con mi militancia revolucionaria, que se inició en 1959, he andado un solo camino, acompañado de la canción y acompañando la canción, con una presencia activa en los combates que ha ido librando mi pueblo, no apropiándose del papel de dirigente sino buscando que desde su propio seno salga su vanguardia. Pero desde ese momento he tenido que enfrentar todos los peligros y situaciones desagradables que como cantor se me han presentado. Entiendo como cantor no sólo el que escribe y canta canciones sino el que arma con su conducta militante a la canción misma, el que no trafica con el entusiasmo que la canción despierta en el pueblo sino el que trabaja todos lo días para organizar ese entusiasmo, esa conciencia despertada, en un movimiento popular donde el pueblo pase a ser de espectador sumiso de su realidad a un activo luchador por transformar a la misma. Por eso nuestro canto ya no pertenece a un partido político sino a todo el pueblo, por eso nuestro canto no es ejercido por un solo cantor sino por todo un colectivo de cantores con estilos diversos pero que buscan un mismo objetivo: ser apoyo firme de la identidad de nuestro pueblo y ser impulso en el desarrollo de nuestra cultura popular. A ustedes señores del sistema, del gobierno, les disgusta esto: a) Que incorporemos a este hermoso trabajo a militantes de las bases de los partidos AD y COPEI, porque es obvio el deslinde que existe entre las bases de esos partidos y sus dirigencias, que han trampeado y mentido tanto que han llevado a la democracia, que el pueblo se ganó en 1958, a una grotesca parodia donde la corrupción, la marginalidad, el analfabetismo, la inseguridad personal, el desempleo, son los signos mas resaltantes. Si quieren un ejemplo les hago esta pregunta: ¿Es o no es verdad que a el Helicoide lo han transformado ustedes en, literalmente, un campo de concentración? Y ante esta realidad no sólo se puede tomar una actitud cómoda, de cantar canciones y nada más. b) Que no obtengamos un solo centavo cuando cantamos frente al pueblo y que cuando se cobra una módica entrada, el resultado neto de las mismas se invierta en ayuda a grupos y centros culturales, en crear instituciones populares, en solidaridad con los pueblos que ustedes, negando nuestro propio pueblo y su hermosa historia libertaria, ayudan a masacrar; y también (¿por qué no decirlo?) en solidaridad con las organizaciones de vanguardia de nuestro pueblo. c) Que nuestra supervivencia económica la obtengamos solamente de las regalías autorales y de intérprete que resulta de la divulgación de nuestros discos. Que les calienta, además, que un alto porcentaje de esas regalías sean aportadas al desarrollo de otros cantores (a nivel de grabación) sin que obtengamos por ello otra ganancia que la alegría que le queda al hombre cuando ha cumplido con su deber. d) Que esta actitud nos lleve a vivir tan sencilla y modestamente, como pudiera vivir cualquier obrero, si ustedes no ejercieran tan inhumana explotación sobre él. e) Que seamos abiertamente antiimperialistas y anticolonialistas y que esta conducta no sea sino el resultado de una profunda y hermosa herencia del pensamiento de nuestro Libertador Simón Bolívar. f) Que los denunciemos a ustedes como hipócritas, demagogos y mentirosos cuando invocan el sagrado nombre de la Patria y son los causantes de que una inmensa mayoría de los hombres que la forman vivan de privaciones, de negación de sus más elementales derechos (votar no es el único derecho que exige la Patria democrática). Al hombre cuando se le miente se le hace indigno y una Patria de lacayos no puede ser la Patria que soñó Simón Bolívar. g) Que tengamos profunda fe en nuestro pueblo y que por que él seamos mosca y abeja. Mosca porque nos meteremos en la mierda si es preciso para defenderlo y sacarlo de ella y abeja porque añoramos y cantamos a la flor de la victoria. El cantor no puede cantarle a la flor solamente, sino que cuando le llegue el tiempo debe cantar también contra la mierda y llamarla por su nombre. Ustedes y los intelectuales que se hacen los locos cuando los cantores son agredidos, saben que no formamos parte de un ejército de salvación del arte puro, sino que inscribimos nuestro quehacer en un proceso político que nos lleva a decir sin complejos: EL ARTE QUE NO MILITA EN LA DEFENSA DE LA CONDICIÓN HUMANA DEL HOMBRE NO ES ARTE Y MUCHO MENOS ARTE POPULAR. h) A ustedes les disgusta que sin padrinos, ni representantes artísticos, hayamos divulgado nuestro canto en el mundo entero y lo hayamos hecho querer y respetar y que este rol lo hemos ejercido con la humildad y sencillez de quien sabe que no hay mayor poeta que el pueblo mismo. i) A ustedes les disgusta que andemos por el camino que nos tocó caminar llamando hermano a todos los hombres, que para sentir amistad y amor por los seres humanos no pidamos carnet político, sino frente digna y mano solidaria. A ustedes les disgusta que andemos sin amargura, sin paranoias. Que nos hayamos olvidado de las torturas que a nivel personal hemos recibido o que al menos su recuerdo no nos perturbe ni nos convierta en seres torpes y rumiantes de lo trágico. j) A ustedes les disgusta que los que han caído heroicamente en este camino de combates sean para nosotros un compromiso, un reto, un hermoso estímulo sin que por ello nuestra canción se haga "mortuoria". Ustedes saben que no olvidamos. A ustedes les disgusta que todos los que hoy son prisioneros políticos (en las cárceles que ustedes construyen) por llevar a su más alto riesgo el derecho a llamarse patriotas son también nuestros hermanos y que no tenemos miedo alguno en hacer activa nuestra solidaridad con ellos. Ustedes saben que no tenemos miedo. Esas y otras razones son las que los llevan a usted señor sistema y a usted señor gobierno a tomar medidas tan torpes y abyectas como estas: a) La calumnia a través de los medios de comunicación donde se nos pone a ostentar riquezas que sólo caben en las mercantilistas mentes de ustedes, por ejemplo: lujosas quintas, gruesas cuentas bancarias, lujosos automóviles, etc. b) Evitar por todos los medios que nosotros consigamos los sitios donde realizar nuestros eventos, sin tomar en cuenta que estos son organizados por el pueblo mismo y que además todos los locales públicos (culturales o deportivos) le pertenecen al pueblo y no a ustedes. c) Realizan escaladas fascistas donde se nos hace aparecer como terroristas que "atentan contra la familia, las buenas costumbres, la propiedad privada y la cultura occidental". Recuerden lo que hicieron en Maturín hace cuatro años donde además de pintar las paredes de la ciudad en contra mía, intentaron matarme. d) Mantienen un hostigamiento permanente en mi contra lo que se hace concreto en lo siguiente: 1) Proporcionan drogas a adictos a la misma con el fin de sabotear los multitudinarios eventos donde nos presentamos. 2) Me telefonean, a altas horas de la noche, para amenazarme de muerte. 3) Me han disparado en dos ocasiones con el objetivo de ablandarme o ponerme nervioso (ya que la distancia ha sido muy corta como para que hayan errado el tiro). 4) Han tratado de provocar que tenga un accidente cuando me desplazo en mi vieja camioneta por la carretera del país. Esto ha sucedido tres veces. 5) Se introdujeron en mi casa encontrándome ausente: Violentaron cerraduras de la reja y de la puerta y después quieren hacer aparecer este hecho como un error. Si es un error les hago estas preguntas: a) ¿Por qué dispararon en la parte baja de edificio antes de subir a mi apartamento? b) ¿Quién era el hombre que con unos “shorts” verdes entró primero en mi apartamento seguido de los funcionarios de la Disip? ¿No vive en el mismo edificio? ¿No me conocía acaso? 6) Volvieron a visitar mi casa, esta vez cuatro hombres armados y rozaban sus armas contra la reja y profirieron palabras contra mi persona (miércoles, 12-04-82, 3:30am.) 7) Llamadas a mi madre donde le dicen que vaya comprando ropas de luto. 8) Amenazas de secuestrar a mis hijos, etc. Pero pesar de esta situación de zozobra a que ustedes quieren someterme a mí y a mi familia quiero decirles lo siguiente: -Siento un profundo amor por la vida, pero enfrentaré con entereza la muerte que ustedes quieran darme (si es que lo han decidido así). -Yo no hago trabajo clandestino. Ando con la frente en alto y el pecho abierto, cumpliendo con mi deber de cantor de mi pueblo. -La única arma que poseo es mi canción y el apoyo de mi pueblo. -Tengo una profunda fe en la humanidad y en el reto que tiene que enfrentar. Vencer contra los que llenan de hambre y de guerras nuestro planeta. ¡CLARO QUE NUESTRO CANTO ES SUBVERSIVO, EN ESTE PAÍS HASTA LA SONRISA LO ES! ¡SOY FELIZ AUNQUE USTEDES NO ME DEN PERMISO! ME BENDICE DIOS Y ME GUÍAN BOLÍVAR Y MARX. Alí Primera PD. NO TENGO ENEMIGOS PERSONALES A EXCEPCIÓN DE LOS NATURALES ENEMIGOS IDEOLÓGICOS Y ENVIDIOLÓGICOS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada